Montblanc

Montblanc 4.808m Continente Europeo

Ascendido el año 2004

El Mont Blanc es el punto culminante y cumbre emblemática de los Alpes y uno de los picos más conocidos del mundo. Tiene una altura oficial de 4.808 metros, y es el más alto de la Europa Occidental (el pico más alto de Europa es el Elbrus con 5.642 m). Su nombre en italiano es Monte Bianco.

Situación geográfica

Fronterizo entre Francia e Italia, aunque se aprecian pequeñas diferencias según las fuentes cartográficas, puesto que los mapas franceses incluyen toda la cumbre dentro de las propias fronteras, mientras que los mapas italianos lo declaran compartido.

Su altura exacta es variable, en función de la capa de nieve que cubre la cumbre rocosa y que se calcula en unos 10/15 metros. Las mediciones de los últimos años han oscilado entre los 4.807 y los 4.810 metros.

Da nombre al Macizo del Mont-Blanc, importante conjunto de cumbres de los Alpes que contiene otros muchos picos de más de 4.000 metros.

Geológicamente se formó durante los plegamientos hercinianos dando nombre al plegamiento alpino. La estructura de todo el macizo es granítica y de formación relativamente reciente –más que la de los Pirineos poniendo por caso– lo que es motivo de que los conozcamos todavía llenos de altivas crestas y agujas, no tan castigadas por la erosión.

Las dos ciudades más famosas cerca de Mont Blanc son Chamonix, Alta Saboya (Francia) y Courmayeur, Valle de Aosta (Italia).

Historia: la primera ascensión

En 1760 un rico ginebrino, Horace-Benedict de Sausure, marcha al país del Mont Blanc. Su deseo es subir a la cumbre, pero sabiéndose incapaz de ser el primero en intentarlo, ofrece mucho dinero al que encuentre un camino practicable hasta la cumbre del Mont Blanc. Se sucedieron varios intentos –poco serios la mayoría– hasta que en 1786, el día ocho de agosto, dos aficionados bien entrenados, Jacques Balmat y el doctor Michel Paccard –este porque quería observar un barómetro aneroide a esa altura– suben hasta la cumbre y bajan sanos y salvos. Un año después, el promotor de esta aventura, Horace-Benedict de Sausure, pisa también la cumbre, acompañado de un grupo de guías de Chamonix.

En cualquier caso es una montaña muy alta, de pendientes muy empinadas. Por su latitud y altura, el frío, la nieve y el hielo están presentes siempre. Cualquier intento o aproximación tiene que ser previamente evaluada y documentada en las oficinas que las asociaciones de montañismo o de guías de montaña tienen en Chamonix, Las Houches o Courmayeur. Pese a estos eficaces servicios, cada año los accidentes graves en el Macizo se cuentan por centenares.